Las actividades que desarrollan los Scouts están basadas en el Escultismo. El Escultismo es un movimiento que crece y se desarrolla a nivel mundial, ya que las organizaciones reconocidas y sus secciones están implantadas en más de 150 países. En todas partes evoluciona y se adapta a las condiciones y a las necesidades locales. Desde su fundación en 1907, el Escultismo no ha dejado nunca de desarrollarse, agrupando hoy a más de 28 millones de jóvenes y adultos, habiendo duplicado el número de asociados en los últimos años.

Bases del Escultismo

El Escultismo es un movimiento abierto a todos, sin distinción de raza o creencia, conforme a los principios y al método establecidos por su fundador, Robert Baden-Powell. Este método se orienta a través de actividades de tiempo libre y en contacto con la naturaleza, contribuyendo al desarrollo físico, intelectual, social y espiritual de los jóvenes.

El Escultismo es una opción absolutamente voluntaria para jóvenes y adultos que adquieren una experiencia que contribuye a su propio desarrollo. Además, el Escultismo no representa a ningún partido ni organización política, lo cual no impide a los scouts tomar parte activa en la vida de su comunidad y de la sociedad en la que viven, así como en el desarrollo de su país.

La principal diferencia entre el Escultismo y otros métodos educativos es que se basa en el Método Scout, que propone una ley y una promesa, y se concreta con una metodología específica adecuada a cada tipo de edad. Se persigue con ello una formación evolutiva del niño, desde los 6 hasta los 21 años.

El Método Scout

El Método Scout es un sistema de autoeducación progresiva que diferencia al escultismo de otras actividades educativas.

Está basado en un proceso estructurado y organizado con el que se pretende el desarrollo de un modelo de persona. Este desarrollo se logra gracias a la interacción de los individuos que participan de él, que son los auténticos protagonistas. Se trata por tanto de un sistema de autoeducación, ya que todas las actividades que se realizan se enfocan para situar al educando en disposición de desarrollar sus habilidades físicas, intelectuales, afectivas, sociales y espirituales.